El Comercio/ 02.09.2006

Según informó El Comercio (…), la popularidad del sacerdote Arana ha experimentando una baja, debido a que un sector de trabajadores de Yanacocha lo acusa de ser el principal responsable de las protestas. En su defensa, algunas organizaciones ambientalistas rechazan esas acusaciones.

Tras un buen paso por las aulas, Marco Arana se desempeñó como director del departamento de comunicaciones de la Diócesis de Cajamarca y tuvo a su cargo las áreas de radio y televisión.

Una década después, (….), fue párroco en la iglesia de Porcón (…), donde apoyó en labores de educación.

Su interés por los temas medioambientales se inicia al recibir las quejas y preocupaciones de los comuneros por la escasez de agua (…).

Marco Arana se convierte en miembro fundador de la Asociación Ambiental Ecovida, una de las primeras organizaciones ambientalistas de Cajamarca.

En la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza ejerce un papel importante y a partir del año 2000 su presencia es primordial.

Pero es durante el conflicto del cerro Quilish (2004) cuando se convierte en el protagonista de las negociaciones al ser nombrado por la comunidad como mediador para solucionar el problema. En ese entonces fue aceptado por la minera.

En este último conflicto, la minera Yanacocha se opuso a su participación como mediador. El actual párroco de la iglesia Guadalupe sintió que debe cuidarse y por ello solicitó garantías ante la prefectura y la policía. La jerarquía religiosa marcó distancia y ha señalado que Arana no es representante de la Iglesia Católica en este conflicto.