Herbert Mujica Rojas  [Voltaire]

Para nadie es un secreto que en Cajamarca hay pandillas mercenarias de sociólogos mediocres y claudicantes; de pseudo-periodistas, mermeleros y al mejor postor, de relacionistas públicos y timadores profesionales, contratados para impulsar los psico-sociales, sobornar autoridades en los municipios, clubes deportivos, asociaciones comunales, directivas de toda índole, con el único y exclusivísimo objeto de convertirlos a la grey pro domo sua, rentada y alabadora de Minera Yanacocha. Los dólares abundan, los sicarios, también. Otra empresa minera, Gold Fields, asentada en Hualgayoc, siempre anuncia en sus diálogos con la ciudadanía: “nosotros no somos Yanacocha”. ¡Tal el grado de aversión y asco para Yanacocha!

Advertisements